Aunque no son muy conocidas, las técnicas de limpieza de carácter abrasivo como el chorro de arena en Vallés Occidental son las más eficaces a la hora de regresar a los resultados iniciales de una capa de madera, metal u otra superficie.

Pero ¿en qué consisten realmente estas técnicas? Los materiales abrasivos tienen una dureza muy elevada, además de capacidad de corte, por lo que consiguen reducir la suciedad acumulada. Otra de sus ventajas es que, al no utilizar pesticidas u otros productos químicos, no se daña la superficie ni el medio ambiente.

El chorro de arena en Vallés Occidental es quizás el sistema más común de carácter abrasivo, ya que gracias a un compresor de aire y a las propiedades del material (arena) se consigue optimizar el tratamiento de cualquier tipo de superficie mediante un lijado a través de materiales naturales, como si de un papel de lija se tratase. Este es un método avanzado que requiere de maquinaria especializada (cuyo nombre es chorreadoras de arena) y, cómo no, de unas medidas de seguridad estipuladas para prevenir accidentes.

Otra vertiente de limpieza abrasiva son las microesferas de vidrio. En vez de usar arena fina, se utiliza un arenado esférico, que tiene mayor dureza, por lo que se ha de usar en superficies duras o con la maquinaria a una potencia menor de lo usual.

Finalmente, disponemos del silicato de aluminio. A diferencia del anterior, este es mucho más suave, por lo que su capacidad de impacto es menor. Es altamente recomendable para las superficies que tengan hierro o metales.

Si estás pensando en usar este método de limpieza de carácter abrasivo, no dudes en contactar con los mejores profesionales para que te indiquen qué vertiente usar para tu superficie. En Granallats Industrials Polinyà llevamos más de diez años dedicándonos a este tipo de limpieza que deja resultados limpios e impecables.